Un ser siendo

En un momento sin tiempo vivía una persona sin prisa
Alguien con paz en el alma y en el rostro una sonrisa
No albergaba preocupación ni dolor en el corazón
Este ser contemplaba y agradecía todo con mucha pasión
Sin un lugar al que llegar y con mucho que disfrutar
un día se sorprendió al observar que las demás personas corrían sin cesar.
-¿Qué sucede? ¿A dónde van?
-Vamos al futuro en busca de la felicidad
-Pero… que no ven que esa tierra no existe, que es sólo una alucinación,
la felicidad no tiene tiempo porque es un estado interior.
Lo tomaron por loco y nadie lo quiso escuchar, pero él estaba cuerdo porque sabía la verdad: “La existencia es eternidad”.

Por Marisa Gallardo

 

 

Anuncios