Mi héroe

Desde que te di la mano por primera vez tú guiaste mis pasos, me cuidaste para que no cayera y siempre me levantaste para que no me hiciera daño.

Me ensañaste tantas cosas que fuiste mi primer maestro y con ello te convertiste en el héroe que velaba mis sueños.

Mi primer recuerdo del amor viene a mí siempre con tu presencia, con tus caricias tiernas, los cuentos que me contabas, tu música y tus muchas ocurrencias.

Me has enseñado tantas cosas que me siento profundamente agradecida, orgullosa de tenerte como padre y muy afortunada de ser tu hija.

Algo que atesoro en mi cabeza es que cuando me llevabas a la escuela y llovía, tú siempre me repetías: “No hay días feos mientras haya compañía” y luego decías: “Buenos días día.”

Contigo aprendí que la vida es una fiesta que la sonrisa no es algo opcional, sino que es parte de nuestra esencia.

Para mi tú eres y serás siempre un artista, una persona que sin importar la situación es capaz de hacer humor.

Yo sé que estamos unidos por un lazo que trasciende cualquier dimensión, que siempre estaremos juntos, porque vives en mi corazón.

Un lugar donde no existe el tiempo, sino una red tejida de amor que conecta nuestras almas llenándolas de paz interior.

Te adoro papá

Por Marisa Gallardp

 

Anuncios