¿Y tú qué cuentos te cuentas?

Hola de nuevo ¿Qué tal va todo? Yo feliz de estar una vez más sentada frente a un teclado lleno de letras con posibilidades ilimitadas, pues para mi las letras son una especie de polvo de hadas, algo mágico con lo que se crean historias.

Ayer me sucedió algo de lo más extraño recibí dos llamadas telefónicas diciendo que había muerto. Gente preocupada porque un rumor o malentendido llegó a sus oídos diciendo que yo ya no estaba en este plano. Es muy raro enterarte de que moriste estando viva, una situación de lo más absurda. Lo primero que hice fue llamar a mis familiares más cercanos para tranquilizarlos en caso de que alguien les llamara para darles semejante susto, luego me sentí agradecida por estar bien y por estar rodeada de gente que me estima y tercero me quedé pensando de dónde pudo surgir una  historia así. La respuesta vino a mí en seguida, todo se debe al teléfono descompuesto o teléfono escacharrado como le dicen en otros países. Un juego en el que alguien dice algo, luego se lo dice a otra persona, ésta a su vez a alguien más y así va viajando lo que comenzó siendo una simple frase hasta convertirse en otra historia totalmente diferente a su original y ése queridísimos lectores es el poder de las letras y las palabras, ya que más que comunicar cuentan historias que construyen o destruyen. Es muy importante ser responsables de lo que decimos, pues al hablar CREAMOS.

Lo sucedido ayer es solo un ejemplo burdo del poder del lenguaje y por eso hoy me gustaría contarles que  vivimos en un mundo de interpretaciones en el que cada quien escoge el cuento que se quiere contar y a partir de eso crea su realidad. Todo comienza desde pequeños cuando los adultos que nos rodean siembran ideas y creencias en el suelo fértil de nuestra mente calificándonos o etiquetándonos, ya sea para bien o para mal. Si creciste escuchando: “tú no puedes”, “eres despistado”, “tienes un pésimo carácter” y varias más. Es probable que te lo hayas creído y que constantemente te cuentes historias de que eres así. Sin embargo, si pudieras salir de esos pensamientos por un momento y pudieras ver que en realidad eso que te dijeron de niño no es cierto, pues es la interpretación de alguien más o peor aún es la interpretación que tú decidiste hacer de todo lo que escuchabas, seguramente te sentirías más libre y podrías comenzar a contarte nuevas historias que en lugar de limitarte te impulsen y te ayuden a convertirte en esa persona que en realidad quieres ser.

Son muchas las veces que queremos cambiar a mejor y a pesar de que intentamos cosas nuevas, nada parece dar resultado, no conseguimos avanzar y esto es porque no revisamos qué historias nos estamos contando y qué cuentos tenemos metidos en el subconsciente que nos tienen atados de pies y manos. Te invito a preguntarte ¿qué cuento es el que te cuentas? Si te cuentas que no vales así será tu vida, si te cuentas que eres una víctima…así será tu vida y si te cuentas que eres una persona segura de ti y feliz también así será tu vida. El lenguaje es una varita mágica, úsalo a tu favor.

“Tú escoges no lo olvides ése es tu derecho.”

Besos y hasta la próxima

Marisa G.P

 

 

 

Anuncios