Inspiración + imaginación = Creación

Me gusta pensar que la vida es una especie de estantería en la que se exhiben toda clase  de ingredientes y que por el hecho de haber nacido tenemos derecho legitimo a tomar lo que necesitemos para hacer de nuestra existencia algo maravilloso. Por ingredientes quiero que entiendas: sensaciones, conceptos y emociones. En la estantería de la vida se puede encontrar de todo, tanto cosas positivas como negativas; es decir, la estantería no discrimina, pues en ella se exhibe la inspiración, la gratitud, la sabiduría, el sentido común, la paciencia y varios más; lo mismo que se exhibe la frustración, la ingratitud, la intolerancia, la violencia, etc.

La cosa es que está en nosotros saber elegir y para ello tenemos que usar nuestra capacidad de decisión. Es increíble cuan a menudo olvidamos que somos más que las circunstancias que nos rodean y que aunque a simple vista nos esté ocurriendo algo desagradable, es nuestro derecho y nuestra responsabilidad parar en seco y recordar que nacimos dotados con la herramienta del “poder de decisión” y que somos libres de girar a la estantería para tomar el ingrediente que más nos convenga para resolver determinada situación y decidir quién queremos ser ante cualquier circunstancia. Mucha gente pensará, yo no puedo, yo soy indeciso, pero eso es una mentira… qué más muestra para comprobarlo si decidiste venir al mundo.

Para mi la inspiración es uno de mis ingredientes favoritos porque las cosas más puras y genuinas de un ser humano surgen cuando está inspirado. La inspiración abre la puerta a la imaginación un lugar lleno de posibilidades y oportunidades y cuando se suman estas dos dan origen a la CREACIÓN que sin duda es parte de nuestra misión.”Crear una vida que nos llene de satisfacción”.

¿ y tú qué ingredientes quieres?

Por Marisa G. P.

Anuncios